Blog

Trail Running: Bailando en las rocas de la Sierra Tarahumara

“¡Aquí traigo un short!” comentó Santiago, amigo de Ecuador, mientras nos cambiábamos y preparábamos para correr 15 kms por la mañana del Viernes Santo en Norogachi.

Processed with VSCO with f2 preset

Tanto Humberto como José Andrés ,”El Nene”, tienen varios años realizando este tipo de rutas pues uno es un triatlonista y el otro es conocido en CDMX por correr maratones con sandalias y guayabera, ambos junto con Juan Pablo nos guiaron a Fernanda, Santiago y a un servidor por cerca de 200 minutos dentro de los áridos campos de la Sierra Tarahumara para luego volver y vestirnos de gala para la danza rarámuri de Semana Santa.

 

 

**Playlist de 3 horas para perderse corriendo.

 

 

El Nene me prestó uno de sus dos pares de sandalias y me explicó detalles generales sobre correr en sandalias pero no los comprendí del todo hasta que mis instintos de supervivencia me forzaron a asimilarlos momentos después…

 

LUNA Roots Sandal Builder

 

 

 

“¡Vámonos que ya son las 9!” (Antes de) 

 

Fernanda, que venía de CDMX se acercó conmigo para que le revisara una molestia añeja en su pie derecho, se notaba una ligera inflamación en la planta por lo que probablemente no era mas que fascitis plantar (común en corredores), le comenté que sería mejor que descansara por lo que su respuesta fue ponerse los tenis, gorra y empezó a calentar como si nada pasara.

 

Estaba preocupado por dos cosas: la primera era porque no había cenado mucho ni desayunado lo suficiente, únicamente comí la mitad de una barra energética que me regaló Humberto y el otro pedazo lo compartí con Santiago, la segunda y más importante fue el agua… mi preocupación era el no saber cuanta llevar.

 

Puntos clave

-Realizar junta estratégica guías – corredores.

-Desayunar bien además de llevar barras, geles o frutos secos.

-Llevar mínimo 1 lt de hidratante ó agua p/ persona c/ hora planeada

-Bloqueador sin importar el color de piel de los corredores.

-Vaselina en labios, nariz y/o piel con riesgo a resequedad.

-Si usas lentes de sol o de vista llévalos serán tan importantes como el calzado.

-Ajustar y amarrar bien el calzado con atención especial para evitar rozaduras que deriven en una ampolla o dificultad mientras se corre.

 

 

¡Weriga Sapuca! (Durante)

 

Decidí llevar poco menos de un litro agua y emprendimos la ruta, tras correr cerca de 15 minutos sin aún sentir el preciado Runner´s High (estado de euforia o sentimiento de invencibilidad), Humberto encontró una sombra bajo un árbol, nos reunió para comentar algunos detalles y luego abrió su estuche de lentes obscuros donde tenía unos complementos que nos dio a cada quien y que llevamos con gusto todo el camino, al parecer platicamos mucho y nos dio sed pues el litro que llevaba estaba ya casi finito, Santi quiso cargar el agua restante.

 

Poco a poco empezamos a definir nuestro ritmo de corrida grupal, pienso que todos nos considerábamos atletas pero en mi caso teniendo mi debut con sandalias apenas llegué a título de corredor ni siquiera al de atleta. Humberto y el Nene al igual que yo portaban sandalias y este último se acercó conmigo en varias ocasiones para darme soporte de como apoyar y posicionar mi tronco debidamente, Humberto y Juan Pablo no se alejaban de la punta mientras que Fer y Santi poco a poco se estaban convirtiendo de pies ligeros gracias al calor del Dios más antiguo.

 

Mi rodilla derecha fue marcada por la triada desgraciada hace varios años (ligamento medial, cruzado anterior y meniscos) aun así la considero mejor que la izquierda. A lo largo de mis entrenamientos como peleador y entrenador siempre he tratado de verme de una manera astral para analizar y comprender la biomecánica y posibles lesiones que puede tener una persona al desempeñar actividades deportivas críticas, esto lo comento por el aspecto del rebote al correr, que es similar (en menor magnitud) al hacer una sentadilla pasando por alto los 90 grados que marca el manual (sentadilla apropiada), el rebote de la sentadilla lo interpreto como un desgaste articular y de meniscos, es por ello que el rebote es algo que mi rodilla izquierda no quiere sufrir. Una manera de comprender como mantener el tronco recto y pisar de formar adecuada con las sandalias es llevar un ritmo de carrera fuerte que te permita tocar rápidamente el suelo para luego tocar con el otro pie mientras que el cuerpo siente una sensación de flote, similar al estilo de Michael Johnson en Atlanta 96, teniendo siempre presente que pese a tener la espalda recta no es necesario cargar tanto esfuerzo a la espalda baja, con ayuda de una respiración atenta y profunda podemos mantener la mayoría de los músculos no involucrados relajados.

 

 

Pasaron cerca de 80 minutos y llegamos a un gran árbol para descansar debajo del mismo, hasta ahí era la mitad de distancia del recorrido, faltaba el regreso… descansamos un poco, estiramos, nos hidratamos con nuestras ultimas reservas y finalmente Juan Pablo realizó una Sirsasana (posición de yoga) para acabar de relajarse, los presentes nunca lo habíamos visto parado de cabeza por lo que nos sorprendió e inyecto energía para emprender el regreso.

 

De regreso a Norogachi el Nene y yo estábamos notoriamente afectados por el calor y  la exigencia de la corrida, éramos los últimos, el regreso fue lo más complicado pero lo más valioso en aprendizaje pues pesé a tener treinta y un años nunca había corrido pendiente abajo con el tronco echado hacia atrás y con pies en punta.

 

Me explicó José Andrés algo con sentido, que fue suponer que uno va pendiente abajo con un tronco en la espalda para en caso de alguna caída lo primero que va al suelo sea cabús y no la cara, como normalmente perdemos los dientes, aunque suene difícil echar el tronco atrás, esto permite que en la corrida de bajada aún se sigan utilizando las puntas y no el talón, disminuyendo en gran medida cualquier desgaste articular y/o menisco en rodillas.

 

El Nene fue muy efectivo al decirme que me imaginara bajando por un rio con dicho tronco para así adoptar una posición correcta bajando y bailando por las rocas de la Sierra.

 

Sin duda alguna, lo más difícil del recorrido fue mantener el ritmo mientras pasas por los terrenos irregulares de bajada/subida, llenas de piedras de diferentes tamaños y formas.

 

La coordinación ojo – pie es vital para conservar la integridad de quien corre por estos terrenos, es difícil explicar la dificultad de este detalle de coordinación, solo hay que imaginar que uno no puede dejar de ver sus pies a no más de 1 metro de frente al igual que ir aumentando de velocidad.

 

¡Llegamos!

 

Fer y Santiago llegaron en buenas condiciones a Norogachi mientras que Humberto y Juan Pablo como fueron los primeros en llegar, ya estaban descansado cuando por fin llegamos José Andrés y yo.

 

Puntos clave

– La hidratación debe ser lenta, el primer trago probablemente será muy grande pero los demás deben ser pequeños y controlados.

-Estiramientos y masaje relajante antes del descanso.

-Al día siguiente de la corrida trotar un poco y hacer ejercicios de movilidad para favorecer la recuperación y desarrollo del atleta.

 

Cometí un gran error al tomar dos litros de jugo de manzana casero en menos de 5 minutos pese a que estuvimos comentando antes de llegar la importancia de beber agua al principio o bien cualquier hidratante de manera lenta, eso fue algo que olvide inclusive José Andrés de lo golpeado que finalizó tampoco siguió las reglas por lo que acabamos más que llenos y sin hambre por la cantidad de azúcar y líquidos que consumimos en tan poco tiempo. No nos quedó mas que descansar y prepararnos para la danza horas más tarde.

 

Todo indica que tuve buen maestro, me regaló las sandalias que usé y no perdí ninguna uña.

 

Deja un comentario